Actitudes y palabras que no usa un buen Emprendedor

Actitudes y palabras emprendedor
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Un buen emprendedor no puede permitirse ciertos lujos, como son las pérdidas de tiempo y el derroche de energía. He aquí, una serie de palabras, actitudes y expresiones que debe borrar de su diccionario mental.

Protestar: No arregla problemas, supone gasto de energías y nos pone de mal humor, pero sobre todo, nos coloca como una víctima. Si algo no te ha gustado, anticípate en la próxima ocasión, extrae la lección de tus errores y haz todo lo que tengas que hacer para que a partir de ahora, seas el dueño de tus actos.

Hablar (mal) de terceras personas: cotillear es la manera más fácil y gratuita de que nos sintamos bien por un rato. Al poner a otros bocabajo, puede parecer que nosotros somos mejores. Pero es MENTIRA. Si fueras mejor que esa otra persona, no estarías rajando de ella. Un ESC no pierde su precioso tiempo en atacar a otros, y si no está trabajando en su proyecto, está ayudando a crecer a otra persona.

Miedo: he sustituido esta palabra por inspiración o guía. Sencillo: si algo me da miedo, ya se que lo antes posible debo hacer eso mismo que me da miedo acometer. Por ejemplo, este blog: contar el día a día de mis andanzas da miedo porque enseñas parte de tu intimidad y ser fiel a la verdad puede que me obligue a contar algo que no me guste reconocer, pero…si quiero realmente tener un blog creíble, debo contar todo lo que acontece en el día a día de un ESC.

Errar. Aunque me equivoque en algo, no me dejo paralizar por el error porque rápidamente me dispongo a extraer el aprendizaje de ese error, con lo que pasa a convertirse en una enseñanza. Así que errar es mejorar.

Circunstancias: Esta palabra la he sustituido por oportunidades. Y es que lo de las circunstancias me toca las narices bastante. A lo mejor es porque me han puesto esa excusa tantas veces que ya me he dado cuenta de que quienes hablan de circunstancias, o mienten y te ponen las circunstancias como excusas, o bien, no creen en ellos mismos y se amparan en las circunstancias que les rodean. Un ESC no cree en las circunstancias: crea las que más le favorecen,convirtiendo lo que a priori es desfavorable, en una oportunidad.

Tirar la toallaun ESC nunca ceja en su empeño. Puede (y debe) tomarse descansos, pero nunca abandona. Puede cambiar el rumbo de su proyecto, pero no dejar el modus vivendi del emprendimiento.

Crisis: la he cambiado por momento que nos ha tocado vivir. Si hablo de crisis, es para hablar de crisis de valores. Pero las crisis son temporales, cuando una crisis dura varios años, deja de serlo para convertirse en un ciclo. Y en este ciclo, de dificultades ciertamente, muchos trabajamos para hacer de este un mundo mejor.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario