5 cosas que necesitas saber antes de trabajar en unaStartUp

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En muchas ocasiones, las personas que se incorporan a trabajar en una startup acaban o bien despedidas o renunciando al trabajo porque no son una buena opción para la startup. Parte de la razón por la cual esto es así es porque trabajar en una startup difiere bastante de trabajar en una empresa.

Hay cinco cosas que debes saber antes de aceptar un trabajo en una startup:

  • Trabajar en una startup significa tener el control y propiedad sobre tu propio trabajo. Haciendo algo en lo que realmente crees y al mismo tiempo haciendo todo aquello que se necesita de ti.

Debes tener en cuenta que el trabajo en una nueva empresa implica “trabajo sucio”. Una startup te ha podido contratar para desarrollar una característica revolucionaria de su producto pero en ocasiones puedes acabar realizando llamadas telefónicas u otras tareas que es posible que creas que están fuera de tu descripción de trabajo.

  • Todos esperamos para una gran salida, al estilo Instagram. Sin embargo, debes entender los riesgos y estar al tanto del éxito en el lanzamiento.

Un reciente estudio de Harvard señala que el 75 por ciento de las nuevas empresas fracasan. Incluso aunque todo el equipo esté trabajando muy duro en desarrollar un producto life-changing, la realidad es que no siempre funciona y muchas nuevas empresas se quedan sin trabajo en un año. Esto quiere decir que quizás cada año debas buscar una nueva startup.

  • Las startups no pueden ofrecer beneficios ni sueldos equiparables a una empresa estándar.

Las startups generalmente están más necesitadas económicamente que otras compañías. Esto significa que muchas no pueden ofrecer salarios o beneficios comparables a otras oportunidades que puedas tener. Sin embargo en muchas ocasiones pueden suplir esto dando otro tipo de facilidades (flexibilidad horaria, gestión trabajo autónoma…)

  • Podrás trabajar directamente con los fundadores de la empresa, pero no tendrás el mentoring que necesitas.

Los fundadores normalmente están muy ocupados intentando convertir la startup en una empresa consolidada y preocupándose por monetizarla, buscando capital… Además probablemente no tengan experiencia ni conocimiento en tu área por lo que en cualquier momento te tocará aprender por tu cuenta los trucos de tu oficio.

  • Por último, y quizás lo más importante, la presión puede ser mayor que en otro tipo de empresa.

La presión para conseguir resultados, lograr el crecimiento, conseguir más clientes, etc. puede ser abrumadora para muchos. Muchas personas dejan una startup porque se dan cuenta que las presiones emocionales les superan. Es impresionante saber que tu trabajo es clave para el negocio pero esa oportunidad conlleva una gran responsabilidad.

Sigo pensando que las startups son increíbles y son un trabajo que cambiará tu vida. Tendrás la oportunidad de crear y aprenderás a superar retos de forma constante. Aprenderás más sobre ti mismo y sobre cómo una empresa debe ser ejecutada. Pero los riesgos, incomodidades e inconvenientes no deben ser ignorados.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *